black veggie burguer

Aunque jamás me haya comido una hamburguesa de carne en los 44 años que tengo, estoy bastante segura de que, salvo por la forma y el nombre, esta Black Veggie Burguer no tiene no sólo nada que envidiarle, sino nada que ver con las de origen animal. Para empezar, porque está hecha a base de legumbres, verdura y avena, y sin apenas grasa (y la poca que lleva es del aceite de oliva), lo que hace infinitamente más saludable. Para seguir, porque nutricionalmente, así, sin ser ninguna experta, parece bastante más completa que una masa de carne con pan rallado y especias. Y para acabar, porque no tiene el regustillo ese como a matadero  que deben tener las otras. “Pues vosotros también matáis animales porque en los campos hay insectos y… “. Que sí, que sí.

hamburguesa en pan

*¡Pero que no lo llamen matrimonio!”

En cuanto a eso, a llamarla hamburguesa, supongo que quien más quien menos habrá tenido la suerte de conversar con algún/a amigx de ésxs que siempre tienen una opinión formada sobre absolutamente todo (ah, los opinionated <3) y que asegura  que llamar hamburguesa a algo que tiene forma redondeada y compacta y que se mete en pan (de hamburguesa) PERO no está hecha de cadáveres procesados, no es bien. Porque las hamburguesas, las de verdad, son de carne, y lo que comemos nosotrxs debería llamarse de otra manera (no sé si a vosotrxs también os recuerdan a cierto lobby que… ‘sigual). Además, si tanto os gustan los animales, os dirán, ¿por qué tenéis que imit(…)?. A pesar de lo fakscinante que es escucharlos, yo a estas altura del monólogo suelo hacer pereza y me pongo a pensar en mis cosas mientras asiento con la cabeza y sonrío. Me deben faltar proteínas o algo que impide que me concentre :).

La cosa es que, para no haberme comido una hamburguesa de verdad en mi vida, de hamburguesas de mentira, especialmente desde que me hice vegana, me he puesto hasta el ojete. Antes de romper a cocinar creo que probé todas las marcas que iba encontrando y, salvo de algas, todos los sabores. Algunas me gustaban más que otras, y hubo unas en particular, de la que ya hablé en otra entrada, que me sorprendieron por su sabor y textura. Pero claro: son caras, llevan cosas que no identificaría ni teniéndolas delante y más de una vez se me ha olvidado que tenía y me han caducado. Y a mí tirar comida me da muchísimo cargo de conciencia, no lo puedo evitar.

libro-hamburguesas

*por si no sabéis qué pedirle a los reyes*

Entonces descubrí el blog de Olga. Y fui al taller que dio en Badajoz. Y probé, entre otras cosas, unas minihamburguesas que hizo que estaban pa’cantarles. Y Olga nos enseñó un libro llamado Las más exquisitas hamburguesas veganas’, de un tal Toni Rodríguez, donde venían un montón de recetas distintas con salsas y acompañamientos además. Así que cuando volví a casa me faltó tiempo para comprarme el libro, abrirlo y babear -porque trae unas fotos burguersensuales-. Ésta la voy a hacer, me decía. Y ésta, me decía también. ¡El lunes me pongo!, me prometía a mí misma. Pero sin especificar de qué semana. Ni mes. Esto os lo cuento por si, como me pasaba a mí, pensabais que por compraros un libro, las recetas iban a materializarse en vuestros platos. Pos no. Hay que hacerlas. Hay que asegurarse de tener todos los ingredientes, hay que dedicarles tiempo y luego hay que recoger la cocina. Todo eso vs. comprarlas hechas, abrir un paquete y calentar.

A mí me llevó un tiempito darme cuenta de esto. Y un poco más renunciar a la comodidad de la comida precocinada. Eso sí, en cuanto empecé a hacer mis propias hamburguesas, entendiendo qué papel jugaba cada grupo de ingredientes y hasta qué punto podía tunear una receta para hacerla a mi gusto, dejé de comprarlas hechas. Además, la mayoría de las que he probado a hacer, si no todas, se pueden congelar, con lo cual una vez que te pones, haces de más y si alguna noche no te apetece ponerte a cocinar, sacas una y en 10 minutillos tienes una cena estupenda.

La receta que cuelgo hoy aquí es mi favorita y está basada en un vídeo que colgaron en la página de Facebook del Santuario Wings of Heart y que podéis ver pinchando aquí. Me gusta especialmente que no lleve pan rallado ni harinas. En cuanto al toque picante que tiene, lo puedes evitar, si quieres, no echándole ni los copos de guindilla ni la cayena. Yo sí se los echo porque me encanta cómo queda. Respecto a la textura, al principio se me deshacían bastante, pero el truco de usar la zanahoria a la que previamente le he sacado el zumo – en la receta lo explico- creo que ha marcado la diferencia. El añadirles lino, que es algo que no venía en la receta original, se me ocurrió porque mi madre siempre le ha echado huevo a las hamburguesas de carne para darles más elasticidad, y el lino mezclado con agua muy caliente toma esa textura mucosa que recuerda a la clara. Si el agua está fría no pasa, ojo.

Para hacer estas hamburguesas vas a necesitar bastantes trastos: 1 cuchillo (ó 1 picadora), 1 sartén para la verdura, 1 bol grande, 1 bol pequeño, 1 juego medidor de tazas y 1 de cucharas, 1 colador, 1 pisapuré, cucharas de madera para mover la verdura, papel vegetal o transparente, 1 bandeja o un par de platos que quepan en tu congelador, 1 sartén o parrilla para hacer las hamburguesas y 1 paño limpio, porque vas a tener que lavarte las manos unas cuantas veces.

Mi consejo no solicitado de hoy es que lo tengas todo lo más a mano posible antes de empezar. Parece que no, pero ser organizadx en la cocina te ahorra un montón de tiempo. Y ahora, al lío:

Ingredientes .

  • 2 latas de frijoles (= black beans) ó 520 gr. de frijoles cocidos.
  • 1 cebolla grande ó 2 cebolletas pequeñas.
  • 3 dientes de ajo.
  • 2 zanahorias grandes ó 4 zanahorias pequeñas (unos 200 gr).
  • 1/2 taza de copos de avena finos.
  • 1 cucharada de AOVE.
  • 1 cucharada de salsa de soja (o de tamari si eres celíacx).
  • 1 cucharadita de comino molido.
  • 1/4 cucharadita copos de chile.
  • 1/4 cucharadita de cayena en polvo (ó 1/8 de cucharadita si no las quieres tan picantes).
  • 2 cucharadas de semillas de lino molido.
  • 6 cucharadas de agua caliente.
  • hierbas aromáticas (yo le suelo echar orégano y/o perejil).
  • sal
  • pimienta negra molida.
  • humo líquido.

Preparación.

homer

*¡gracias, Troy McClure!¡Se acabó el exprimir zanahorias con la frente!*

Empieza picando la cebolla y el ajo muy pequeños. Intenta no cortarte o se nos jodió el invento de que sea 100% libre de sufrimiento animal. Yo lo hago con la picadora y así no arriesgo. No me preocupa si suelta mucha agua, que es lo que suele pasar cuando la cortas así, porque luego se evaporará al ponerla al fuego. Ahora calienta el AOVE en una sartén y añade la cebolla y el ajo picado, sal y pimienta. Mientras se va pochando, pica la zanahoria o bien rállala muy finita. Lo que suelo hacer yo es preparar zumo de zanahoria (+naranja, manzana, apio) en mi liberador lento de zumos, y aprovechar la zanahoria que se desecha, ya que al salir diminuta y bastante seca viene bien para que las hamburguesas queden más compactas. Otra opción sería poner a fuego fuerte la zanahoria con la cebolla para asegurarte de que se evapora todo el líquido posible, aunque tendrás que estar muy pendiente para que no se pegue.

Una vez que la cebolla esté blandita, agrega la zanahoria, el comino, la cayena, los copos de chili y las hierbas que quieras echarle. Mueve de vez en cuando las verduras para que no se te peguen y entretanto ve preparando los frijoles. Yo suelo echarlos en un colador, lavarlos un poco y, cuando estén sueltos, escurrirlos muy bien. Luego los paso a un bol y ahí los machaco con este pisapatatas. Hay a quien le gusta que los frijoles se vean. Yo prefiero que queden hechos puré, pero a mano; si le metemos la batidora quedará como una crema y no podremos trabajar con eso. Cuando tengas los frijoles bien machacados (o como te gusten a ti) y la zanahoria que pusimos al fuego esté blandita, agrégale a los frijoles el contenido de la sartén (verdura + especias) y la salsa de soja (o el tamari).

blackburguersinhacer

*Black veggie burguers de 125 gr preparadas para meter en el congelador*

Antes de meterle mano a la masa, calienta en la misma sartén que usaste para la verdura 6 cucharadas de agua. En un bol pequeño echa las 2 cucharadas de lino molido y cuando el agua esté hirviendo, agrégala al lino, mueve un poco con un tenedor y deja reposar mínimo 5 minutos. Deja también preparada pa’luego la media taza de copos de avena. Y ya que estás, la bandeja o el plato donde vayas a ir poniéndolas para pasarlas luego al congelador.

blackburguer

*black veggie burguers con pisto de la Asun (mi suegra)*

Ahora sí, mientras reposa el lino, y con las manos bien limpias haz que los frijoles aplastados y la verdura se integren bien. Luego agrega la avena que tenías preparada y vuelve a integrar todo. Por último añade el lino que dejaste aparte. El lino debería tener ahora una textura como mucosa que va a hacer las veces de huevo y nos servirá para amalgamar la hamburguesa.

Integra todo con las manos y, ¡listo!, ya puedes ponerte a darles forma. Aproximadamente sale 1 kilo de masa, que da para unas 8 hamburguesas de 125 gr. / unidad o bien puedes hacer 6 de unos 160 ó 170 gr /unidad. En mi caso, reconozco que soy la tonta de que salgan todas iguales (de peso), así que lo que hago es preparar una pequeña báscula de cocina que tengo, le pongo un trozo de papel o un plato, lo taro y voy haciendo bolas y pesándolas. Cuando tengo las 8 bolas de igual peso, les doy forma de hamburguesa con la mano y las voy colocando en una bandeja o en un plato al que le pongo un papel vegetal para que no se peguen. Luego cubro el plato/bandeja con papel transparente y lo meto al congelador durante 30 minutos.

blackveggieburguerdetalle

*detalle de las black veggie burguers por dentro*

A los 30 minutos puedes sacarlas y hacerlas a la parrilla con un chorrito de AOVE. Si tienes humo líquido, puedes echarles unas gotas por encima cuando lleven un ratillo al fuego. IMPORTANTE: utiliza palas buenas y ve con cuidado para que no se desmoronen al darles la vuelta, que no te has tirado una hora cocinando pa’eso.

Estas hamburguesacas se pueden congelar. Si vas a hacerlo, te recomiendo que las envuelvas individualmente en papel transparente dejando el menor aire posible. Y cuando vayas a tirar luego de ellas, acuérdate que no hace falta descongelarlas, pero sí dejarlas en el frigo (o fuera, si no es verano) un rato antes.

Anuncios

4 pensamientos en “black veggie burguer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s