crema de queso untable tipo brie

“Han llegado los resultados. La vaca no es su madre”

Podría empezar tirándome el pisto y deciros que llevaba tiempo tratando de imitar las cremas tipo Brie que traía mi madre siempre que venía a casa cuando aún era vegeta, pero la verdad es que no era eso lo que pretendía hacer cuando me dio por echarle anacardos a la receta de Conroy. Mi meta era tunearla hasta conseguir un queso con una textura diferente a la que se consigue usando únicamente leche de soja. Y lo cierto es que cuando después de dejarla reposar en el frigo durante más de 8 horas, la consistencia no resultó ser la que esperaba, me hundí en la miseria :(.

Hasta que la probé en pan y pasé a ser la gitana del wasap, to empoderá. Y por un segundo supe cómo debió sentirse Fleming cuando se dio cuenta de que había olvidado aquella placa de petri junto a una ventana abierta y acabó descubriendo la penicilina.

Sí, sé lo que estáis pensado: tampoco te flipes, G., que estamos hablando de queso para untar, no de un antibiótico; tu untable no va a salvarle la vida a nadie.

¡No poco!

“Nuestra leche viene de vacas felices que han sido felizmente violadas y cuyos hijos son felizmente convertidos en carne de ternera.”

Basta con cambiar el foco para darse cuenta de que cada vez que hagamos esta crema EN VEZ de comprar esas otras untables hechas a base de leche de vaca, estaremos dejando de contribuir a la explotación de una vaca y a la muerte de su ternero, que es de lo que trata el veganismo a fin de cuentas.

Por suerte, y sin que sirva como precedente, esta vez me dio por apuntar los ingredientes que había usado antes de que se me olvidaran.

And here you are 😉

Ingredientes.

  • 1 Taza de leche de soja sin edulcorar.
  • 1/2 Taza (colmada*) de anacardos crudos.
  • 1/4 Taza (un poco menos que rasa) de almidón de tapioca.
  • 1 Cucharada de levadura nutricional.
  • 1 Cucharada de pasta de miso blanco.
  • 1 cucharadita (un poco menos que rasa) de Carragenato Kappa.
  • 1 cucharadita de sal fina.
  • 1 cucharadita de AOVE aromatizado a la trufa.
  • 1/2 Taza (colmada) de aceite de coco refinado (desodorizado).
  • 2 cucharaditas de vinagre de manzana.

Preparación. 

pan de centeno artesano con crema tipo brie

Si te acuerdas, deja los anacardos en remojo la noche anterior. Si no, déjalos un par de horas en agua y luego ponlos a cocer durante 15 minutos (a cronometrar desde que el agua entra en ebullición).

Mientras los anacardos se cuecen o antes de ponerte a colarlos (si los habías dejado en agua toda la noche), pon el aceite de coco al baño María para poder medir la media taza que necesitarás. También aprovecha para medir y reservar las 2 cucharaditas de vinagre de manzana.

Cuando estén listos los anacardos, cuélalos y procésalos junto con la leche de soja con un robot potente hasta que tengas una crema uniforme, sin trocitos. Añade a la mezcla de soja y anacados el miso blanco e intégralo bien (yo lo hago aplastándolo contra las paredes del vaso de la batidora con una cuchara). Luego añade la levadura nutricional, la sal, el carragenato y el almidón y bate con la misma cuchara o con unas varillas hasta que todo esté bien integrado. También puedes procesarlo todo junto para asegurarte de que no queden grumos, ya que te va a quedar una mezcla bastante espesa, nada que ver con cómo queda la base del queso original.

Agrega el aceite de oliva trufado y el aceite de coco líquido y remueve muy bien con la misma cuchara con que integraste el miso.

Crema de queso tipo brie con mini-tostas veganas

En un cazo, vierte la mezcla y caliéntala a fuego bajo durante unos 5 minutos, sin dejar de remover con una cuchara de silicona, hasta que tengas una pasta uniforme y viscosa que se despegue con facilidad de las paredes del cazo.

Retira del fuego y añade el vinagre de manzana que habías apartado. Remueve muy despacio al principio o el vinagre saldrá despedido. Ve haciendo que se integre con movimientos envolventes. Una vez que lo esté, vierte la mezcla en un tuper y déjala enfriar, sin tapar, a temperatura ambiente.

Una vez que se haya enfriado, tápala y guárdala en el frigo. Aguanta unos 10 días refrigerado, pero a nadie en su sano juicio le duraría tanto.

Y na, lo de siempre, si la hacéis, contadme. Me viene bien ese feedback para saber si os ha gustado o si la habéis mejorado o whatever 🙂

(*) Lo de “colmada” o “un poco menos que rasa” es tal cual lo hice yo. Intentaré ajustarlo a medidas normales cuando la repita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s