sitios donde amé la vida

Cantaba Chavela, con esa voz desgarrada por el alcohol y los años, que uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida.

Cristina, Olga, Claudia y yo. Chicas de más o menos 40 🙂

En mi caso, Granada es sin duda uno de los sitios donde más he amando la vida. Y es que Granada, para mí, es el hotel donde Nacho me pidió que me fuera a vivir con él. Es un ventanal en el Albaicín desde el que vi uno de los amaneceres más bonitos que me hayan regalado nunca. Es Leonard Cohen cantando ‘I’m your man’ mientras yo lloraba desde la grada 15 años de relación como una niña chica. Es la luna llena desde un banco de piedra junto a la Alhambra. Es una despedida en la estación como si no hubiera nadie más allí. Es una cena con palillos, una peli mala y una bañera para dos. Es un ramo de flores de chocolate y un libro con pop-up que leer en un tren de vuelta a casa.

Quizá por eso cuando Claudia, Cristina y Olga propusieron que quedáramos un finde allí pa’charlar, beber y comer, algo me dijo que aquello sólo podía salir bien.

con mi gemela en el karaoke

Y p’allá que me fui, con un par de tortillas, un tuper con alioli, dos quesos hechos el día antes y un manojito de nervios, a ponerles cara a dos mujeres con las que llevaba un año compartiendo intimidades por wasap, y a abrazar mucho a una tercera que se nos había adelantado por razones que ella misma contará en su blog.

Y, qué cosas, a veces una no sabe lo que necesita hasta que lo tiene…

Ahora Granada también será la Jurado. Y limonadas de hierbabuena. Y charlas alrededor de una tortilla por la mañana. Y los nervios al ver la comida en la mesa. Y polvorones de pistachos. Y copas propias y ajenas. Y salir a bailar con un desconocido. Y volver al piso haciendo eses por la calle y caer en la cama como quien cae de un quinto piso. Y compartir una cachimba de frutas del bosque. Y albóndigas con tomate y falafel y fajitas con mole y fateh y mujamara y tabulé de verdad. Y fotos en las que no salgo de espalda y no me veo ni mal. Y canciones desafinadas que se bailan todas igual. Y risas. Muchas.

Cris y Olga dándolo todo

Y qué falta me venía haciendo algo así… Ahora lo sé.

Como sé que a veces una necesita parar y regresar a esos sitios donde amó la vida, con el único fin de celebrarla. Que si realmente son dos días los que estamos aquí, qué menos que abrazar y beber y cantar y comer y reír mientras podamos, acompañadxs de gente que merezca la pena.

Y ya que me he sentado por fin a escribir todo esto, voy a proponer oficialmente a las chicas de 40 más o menos, que esto se convierta en tradición y que, al menos una vez al año, volvamos todas a Granada a seguir amando la vida.

Pd. La banda sonora de esta crónica no podía ser otra mas que ésta 🙂 :

 

Anuncios

heura a la cerveza

Para lxs que no hayáis oído hablar de ella aún, la Heura es una proteína 100% vegetal a base de soja que, a diferencia de otras que podemos encontrar secas, viene ya hidratada. Pero lo que rompe la pana de verdad de este producto es su textura, tipo pollo, que no tiene nada que ver con la del resto de sojas deshidratadas que conozcáis.

heura a la cerveza

Si no la habéis probado todavía, sabed que hay 3 presentaciones del producto (todas ellas congeladas): tacos, tiras y bocados, cada uno de ellos especiados o sin especiar. Personalmente los que más me gustan son los bocados; que sean especiados o no me da un poco igual porque al final siempre los especio yo como me da la gana. En cuanto al formato, la hay en cajas de 180 gr. (para 2 ó 3 personas; en mi casa sería para 2), o en paquetes de kilo y medio, que son los que yo compro, por encargo, en Veganplace. Luego voy sacando porciones conforme se me va antojando o cuando no me apetece ponerme a cocinar nada elaborado.

Por si no ha quedado claro aún, a pesar de que confesar que la compro en paquetes gigantes era una muy buena pista, la gordivegan que hay en mí es súper fan de la Heura. Es más, de todos los productos veganos que he probado, de ésos que pretenden sustituir a la carne/pescado/quesos o cualquier otra cosa omni que has dejado de comer por una cuestión moral, no porque no te gusten, esta especie de no pollo es, pero de lejos lejísimo, mi favorita.

Por descontado, que me encante a mí no quiere decir que a vosotrxs os tenga que encantar también… Y es que el gusto es como el culo, cada uno tiene el suyo. Yo, por ejemplo, cuando era adolescente (¡ah, los 80!) me compré un single de Estefanía de Mónaco porque me flipaba muchísimo. Ea, ya lo he dicho. Y si eso es algo que me atrevo a soltar alegremente por aquí, imaginaos cómo será lo que me guardo porque sí me avergüenza…

Con to y con eso, estoy bastante convencida de que, si lo intentáis, con la Heura podéis veganizar casi cualquier receta con pollo que echéis de menos (fajitas, pinchitos, no pollo en salsa). Luego sólo tenéis que dársela a probar a vuestrxs amigxs omnis, sin decirles que es vegana, y esperar a ver las caras que ponen cuando se enteren de que lo que están comiendo es soja. Muajaja.

Yo de momento os dejo esta recetilla por si queréis ir practicando. Como veréis, tiene la misma dificultad que pelar un plátano.

Ingredientes (para dos personas).

  • 180 gr. (aproximadamente) de bocados de Heura (especiados o sin especiar).
  • AOVE.
  • Sazonador pollo asado (al gusto; yo compro el de Mercadona, que es vegano).
  • 1 cebolla mediana.
  • 1 diente de ajo grande (ó 2 pequeños).
  • 1 cucharadita de albahaca seca.
  • 1/2 cucharadita de orégano seco.
  • 1/4 cucharadita de tomillo seco.
  • 1/4 cucharadita de romero seco.
  • Sal.
  • Pimienta negra molida (al gusto).
  • 1/2 quinto de cerveza (la que os guste; yo uso una rubia de marca blanca de Mercadona).

Preparación. 

heura a la cerveza con pisto casero

En una sartén mediana, echa un chorro de AOVE, ponlo a fuego medio-alto y añade la Heura. Puedes añadirla congelada (en cuyo caso tardará más en hacerse) o previamente descongelada en el micro (total o parcialmente). Ten en cuenta que los bocados son trozos irregulares y los más grandes necesitarán más tiempo.

Cuando lleve unos 3 minutos (unos 6 ó 7 si la echaste congelada), añade sazonador de pollo asado a tu gusto. Ten en cuenta que este tipo de mezclas suelen llevar sal, así que mejor echar poco y luego añadir más si quieres, a echar demasiado y que luego no se pueda comer. Mueve para que el sazonador se mezcle bien con toda la Heura y deja que se siga haciendo.

Mientras la Heura se hace por dentro y se dora por fuera, que es el objetivo, ve cortando la cebolla en dados pequeños y el ajo muy chiquitito y reserva. Una vez que esté dorada la Heura, añade la cebolla que has cortado y, si hiciera falta, un chorreón más de AOVE. Mueve bien y deja que la cebolla se ponga tierna (unos 3 minutos). Cuando lo esté, añade el ajo, la pimienta negra y las hierbas. mezcla todo muy bien y deja que se haga un par de minutos más o hasta que la heura esté tierna por dentro. Prueba de sal y si te parece que está soso, añade un pellizco.

tiras de heura

Ahora vierte sobre la Heura medio quinto de cerveza (el otro medio te lo puedes beber tú, que para eso estás cocinando), remueve y deja que se evapore a fuego medio-alto.

Et voilà, ya la puedes servir 🙂

Esta receta, tan sencilla como es, está de muerte, sobre todo si la acompañas de unas papas fritas caseras o de un poco de verdura (calabacín a la plancha, pisto, etc.). Si la hacéis, me contáis, plis.

Nota sobre las hierbas: 

Una cosa que me da muchísimo coraje cuando estoy comiendo algo que lleva tomillo, romero, o cualquier otra hierba “dura”, es que se me acaben clavando entre los dientes. Para solucionarlo, hace tiempo que me compré (me regalaron más bien) un molinillo de café de esos potentes y lo que hago es moler ese tipo de hierbas hasta que queden como polvo y luego volver a echarlas en sus correspondientes botes.

Pero si no sois tan tiquismiquis como yo, podéis añadirlas tal cual 🙂

Pd. Haber elegío muerte.

 

queso feta estilo mediterráneo / pasta con tomate y feta

¿Queréis un queso fácil, rápido y que esté buenísimo sobre una ensalada? ¿Queréis además una receta súper sencilla donde usarlo con pasta corta y que os podáis llevar en una fiambrera al curro? Si habéis respondido que sí a ambas cosas, estáis de suerte.

bloque de feta mediterráneo

Este queso, estilo feta -aunque un poco menos consistente que este otro que ya os dejé por aquí-, es mi último descubrimiento en el mundo de los quesos veganos y estoy flipándolo tanto con él que he decidido compartirlo para que flipemos todxs.

La única pega que tiene, que la tiene, es encontrar ácido láctico (*) en polvo. Yo me harté de buscar en España y al final tuve que encargárselo a una amiga que vivía en Francia y que tuvo a bien regalarme un bote gigante que pienso apurar hasta el último gramo.

¡Pero que no se vaya nadie! Si, como yo, no lo encontráis, podéis sustituirlo por zumo de limón. No va a quedar exactamente igual, pero seguro que está bueno también. Y si lo encontráis, por Seitán, compartid en un comentario dónde.

La receta la he sacado de uno de mis libros favoritos del mundo mundial, junto con “Alicia en el país de las maravillas“, “The non-dairy evolution cookbook“, de Skye Michel Conroy, a.k.a. the gentle chef. Os sonará, seguro, porque os lo he recomedado cienes y cienes de veces a quienes controláis de inglés, pero vuelvo a hacerlo porsiaca.

Y sin más, os dejo la receta del queso y a continuación la de la pasta con la que triunfaréis.

*** Yo suelo doblar las cantidades y hacer un bloque como el de la foto, pero os dejo las originales y vosotrxs decidís***

Queso feta estilo mediterráneo

Ingredientes. 

  • otra perspectiva 🙂

    200 gramos de tofu firme. Yo compro el GutBio de ALDI porque es tan seco que no hace falta prensarlo.

  • 1/4 Taza de aceite de coco refinado (NO virgen).
  • 1 cucharadita de ácido láctico (*) en polvo o 4 cucharaditas de zumo de limón (si no encontráis el ác. láctico).
  • 1 Cucharada de vinagre de vino blanco o de vinagre de manzana. Para este queso yo uso el de vino blanco.
  • 1 y 1/2 cucharadita de sal fina.
  • 1/4 cucharadita de cebolla en polvo.
  • 1 cucharadita de albahaca seca (*).
  • 1/2 cucharadita de orégano seco (*).
  • 1/2 cucharadita de mejorana seca (*).

Preparación.

Si el tofu que vas a usar no es tan seco como el de ALDI, ponlo sobre una tela quesera y mantenlo en alto para que pierda agua. Si tienes algún sitio donde dejarlo escurriendo (tipo colador sobre vaso de batidora), puedes ponerle algo de peso encima (siempre con el tofu protegido por la tela quesera) para que suelte agua más rápido. O puedes hacerme caso, comprar el de ALDI y no complicarte la vida, pero eso ya a tu gusto.

Mientras el tofu va perdiendo agua puedes ir calentando al baño María el bote de aceite de coco, ya que lo necesitarás líquido.

fusilli con tomate y feta estilo mediterráneo

Ahora, mientras el aceite se derrite y el tofu pierde agua, prepara el molde donde lo vas a almacenar. Yo suelo usar cualquier tuper rectangular, pequeño pero alto, que forro con papel film para poder luego sacarlo bien y cortarlo.

Una vez que tienes el tofu lo más seco posible, desmenuzalo un poco y ponlo en el vaso de tu procesadora.

Cuando el aceite esté líquido, mide el cuarto de taza y agrégalo, junto con todo lo demás -sal, vinagre, ácido láctico o limón, y cebolla en polvo- EXCEPTO las hierbas (para no molerlas y que no se vean luego). Si os fijáis, en el feta de la pasta se notan más que en el del bloque, porque en el segundo no me di cuenta, las eché al principio y quedaron pulverizadas.

Procesa todo hasta que esté integrado y cremoso. Para de vez en cuando para bajar, con una lengua de silicona, lo que va quedando en las paredes del vaso.

Ahora agrega las hierbas y pulsa unos segundos a una velocidad baja para mezclarlas bien con la masa.

Ya puedes transferir tu queso al tuper, guardarlo en el frigo mínimo 8 horas para que se asiente y pasado ese tiempo, usarlo como te venga en gana :).

Conservación: se mantiene hasta 2 semanas en el frigo envuelto en papel film. Pero si te dura tanto es que algo no has hecho del todo bien.

.

Recomendación de uso 😉 

Pasta con tomate y feta

Ésta es una receta súper sencilla y deliciosa que no había vuelto a probar desde que me hice vegana hasta que me dio por hacer este queso el otro día.

Ingredientes. 

  • Pasta corta (fusilli, farfalle, etc.).
  • Tomates frescos carnosos (tipo pera).
  • Feta.
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Albahaca fresca si tenéis.
  • Agua y sal para cocer la pasta.

Preparación. 

Pon a hervir el agua para la pasta, échale sal y cuando esté, cuécela.

Mientras la pasta se cuece, ve pelando, despepitando y cortando los tomates en dados más o menos pequeños. Reserva.

Ten a mano el feta que hiciste,la botella de AOVE y la albahaca fresca (si la has conseguido).

feta derretido.jpg

pasta de Spiga Negra con tomate, feta derretido y espinacas

Cuando la pasta esté, cuélala, apaga el fuego, tira el agua de la olla pero no la eches a lavar.

Ahora vuelve a echar la pasta en la olla, añade un buen chorro de AOVE y el tomate que habías reservado. También puedes añadir la cantidad de feta que quieras (probablemente quedará como una salsa; ver foto de la derecha) o reservarla para cuando saques la pasta (en cuyo caso quedará entera). Mueve con una pala para que se mezcle todo, tapa y deja reposar sobre el fuego apagado, que aún estará caliente, durante unos 3 minutos.

Saca, sirve y si no has añadido el feta al principio, hazlo ahora. Puedes ponerle unas hojas frescas de albahaca o de espinacas por encima (ambas le van bien al plato) y añadir también un poco de pimienta negra molida si quieres.

Notas sobre los ingredientes. 

(*) El ácido láctico, a pesar de su nombre, no proviene de la leche. Sirve para acidificar la masa y darle ese sabor que tienen algunos quesos (distinto al que le da la levadura nutricional). En la receta original especifican que se use en polvo (en líquido es fácil de encontrar, lo sé) aunque no voy a aburriros con el porqué. Yo uso éste, que me regalaron pero que no consigo encontrar en España. Si alguien sabe dónde comprarlo, por favor, que me lo haga saber.

(*) Respecto a las hierbas, si no tenéis o no os gustan ésas en particular, echad las que os parezcan en proporciones similares. Yo no tengo mejora en mi despensa (y no la compro porque no me cabe un bote más), así que le echo romero o tomillo. Si lo queréis sin hierbas, no se las echéis y ya.

sopa reconfortante de tomate y garbanzos.

Winter is coming.

winter is coming

Bueno, vale, primero tendrá que pasar el otoño… pero cuando vives en Sevilla, donde el verano dura 6 meses, después de la primera noche de septiembre en que te echas la sábana de arriba están más que justificadas las ganas de sopa.

Yo reconozco que amo la sopa. Así, como concepto. Porque las sopas vienen con el frío, como las castañas asadas, los guisantes frescos, el pijama pa estar viendo series en el sofá y las patatas fritas de la Feria de las Naciones (que en realidad se llama “Festival” pero en mi casa la llamamos como nos parece). Y dentro de todo el amor que les tengo, ésta y la de cebolla son mis favoritas.

La receta en la que está basada esta sopita venía en uno de esos libros que me compré por 2 euros cuando me separé y me dio el siroco de aprender a cocinar, aunque luego apenas lo abrí para mirar las fotos. “Rápido y fácil” se llama (y doy fe de que hace honor a su título), por si algunx lo tenéis. Yo le he añadido algunas cosas y he obviado otras (como la pasta de tomate y las espinacas frescas).

Y sí, si la pinta ya es espectacular, esperad a probarla 🙂

Ingredientes. 

  • 2 puerros grandes ó 3 medianos.
  • 1 calabacín (verde) grande ó 2 pequeños (blancos o verdes).
  • 3 ó 4 zanahorias pequeñas.
  • 2 dientes de ajo grandecitos.
  • 1 cucharadita de comino molido.
  • 1/4 cucharadita de ají en escamas.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 bote de garbanzos cocidos (400 gr.) o el equivalente en garbanzos cocidos por ti mismx.
  • 800 gr. de tomate triturado.
  • 850 ml. de caldo vegetal (yo echo 850 ml. de agua filtrada + 2 cucharaditas de este caldo concentrado).
  • sal y pimienta negra molida (al gusto de cada unx).
  • AOVE.

(*) como verás, las cantidades de verduras son orientativas. Si no te gusta alguna de ellas o crees que le vendría bien echarle otras (como berenjena), haz lo propio y añádelas junto con el puerro.

Preparación.

Lava y corta la parte blanca de los puerros en rodajas no muy gruesas. Lava los calabacines sin quitarles la piel y córtalos en dados no muy grandes. Pela las zanahorias y córtalas en rodajas finitas. Pela y chafa los dientes de ajo y córtalos pequeñitos.

sopa reconfortante de tomate y garbanzos

En una olla mediana-grande pon el puerro, el calabacín y la zanahoria con un chorrito de AOVE a fuego bajo. Agrega el comino, mueve y deja que se hagan durante unos 10 minutos.

Mientras, escurre y lava los garbanzos (si son cocidos de bote). Ahora échalos a la olla junto con el ajo, el laurel, el ají, el tomate triturado, el caldo vegetal y un poco de sal y pimienta.

Mueve todo y ponlo a fuego fuerte hasta que hierva. Entonces baja el fuego y deja que cueza semi tapado durante unos 10 minutos más.

Corrige de sal y pimienta y ya puedes servirla.

Esta sopa se puede congelar y en el frigo, guardada en un buen tuper, aguanta perfecta una semana.

 

salsa Alfredo

Bueeeeeeeeeno, pues por fin tengo acceso a WordPress después de casi una semana sin poder entrar, y puedo sentarme a escribir la receta por la que votasteis la mayoría en feis.

Pero primero la historieta de rigor. Juas.

Corría el año 99, yo era vegetariana, me alimentaba a base de pasta, pizza y quesos, y ésta era una de mis salsas favorita del mundo mundial. Recuerdo que la descubrí en el típico libro de recetas que formaba parte de una colección que había en casa de mis padres, y era tan fácil y estaba tan buena que la hacía a menudo. Claro que para hacerla compraba la nata (de origen animal) en bricks de medio litro y le echaba toneladas de parmesano.

Luego me hice vegana y me encontré con que (¡sorpresa!) un brick de nata vegetal minúsculo costaba lo mismo (o más) que un litro de leche de soja. Y entre eso y que por aquel entonces no concebía de ninguna de las maneras una salsa Alfredo sin parmesano, la dejé de tomar.

Hasta el otro día (vamos, hará un mes), cuando llegué por casualidad (y un poco por todas las horas que me paso vagueando, de un blog a otro, buscando cosas nuevas que probar) a esta receta para hacer nata vegana. Y aprovechando que tenía todos los ingredientes y que no parecía llevar más de 2 minutos, probé. Y funcionó. Y flipé. Y desde entonces hasta ahora la habré hecho cienes y cienes de veces. O igual unas seis 🙂

tagliatelle con salsa Alfredo y setas

¿El pero de esta salsa? Que salvo que te quieras dejar la extra de navidad en nata vegana, para poder hacerla tú mismx siempre que quieras, tendrás que invertir en dos ingredientes de esos que a la mayoría le siguen pareciendo rarunos: la lecitina de soja y la goma xantana. En mi opinión, si usáis nata con relativa frecuencia, sale a cuenta comprarlos; te ahorras un montón de pasta a la larga y, teniendo leche de soja sin edulcorar, puedes hacerte una salsita en cualquier momento.

.

Si aun así no te he convencido y prefieres seguir comprando los mini bricks de nata a precio de oro blanco, pos na, a tu gusto, mula, que diría mi señor padre. La receta sería igual sólo que con la nata de brick (de los 125 ml por ejemplo), por eso pongo aparte los ingredientes que se le añadirían.

Ingredientes. 

Para la crema (nata para cocinar)

  • 80 ml de leche de soja sin edulcorar.
  • 20 ml de aceite de girasol.
  • 1 cucharadita de lecitina de soja.
  • 1 pizca de goma xantana. (léase “lo que levantas con la punta del mango de una cucharita“, según la autora de la receta original)

Resto de ingredientes (para las cantidades de arriba).

  • 1 Cucharada de margarina vegana (yo suelo comprar la del ALDI).
  • 1 cucharadita de pimienta negra recién molida.
  • 1/2  cucharadita de nuez moscada recién molida.
  • 1 cucharadita de levadura nutricional.
  • sal (al gusto).

Procedimiento.

Antes de empezar con la salsa, ve poniendo el agua a hervir con una cucharada de sal para ir cociendo la pasta, porque el resto va a estar listo en cero coma.

Si has decidido hacer la nata tú, sólo tienes que poner todos los ingredientes para la nata en el vaso de la batidora y batir un par de minutos hasta que la crema espese. En la receta original le añaden un poco de azúcar. Yo he optado por hacerla sin edulcorar porque pa qué.

Hasta ahí lo que viene siendo la nata. Yo lo que hago, ya que he pringado la batidora, es añadirle el resto de ingredientes -salvo la margarina, ojo- y bato todo muy bien hasta que se mezclen.

Una vez que tienes hecha la salsa anterior, coge una sartén o un cazo, preferiblemente antiadherente, pon la margarina, deja que se derrita a fuego muy suave, añade la mezcla y remueve durante unos minutos hasta que se integre todo.

Y ya’stá.

setitas y hierbas sobre la salsa

Respecto a las cantidades, aunque las que he puesto serían lo canónico por persona, en mi familia somos de bañar la pasta en salsa, así que yo suelo hacer nata como para tres para hacer salsa para dos. O nata para seis si vamos a comer lxs cuatro. Y por supuesto, añado las correspondientes cantidades de pimienta, nuez moscada y levadura nutricional, claro; de margarina no hace falta que tripliquéis cantidades, como mucho poned 2 cucharadas si vais a hacer salsa para 6… (no sé si me explico, es tarde y estoy que me caigo).

Como sugerencia de presentación (<– siempre he querido poner esto), te recomiendo que le añadas un variado de setitas (o de champis o shitake frescos si tienes) previamente enjuagadas y pasadas por la sartén con un chorrito de aceite, sal y pimienta, más unos piñones tostados durante 1 minuto a fuego bajo, sin aceite. Queda un plato mucho más vistoso y a la pasta le va que te mueres. Sobre todo si la pasta es buena, como la de Spiga Negra, que barata no es, pero lo vale. Y no, lamentablemente no es ninguna de las de las fotos. Así de cutre soy 😛

chili vegano

She said that living with me is bringing her down 
For she would never be free while I was around.

 

IMG_20170829_152535_591

Los 3Q3 dándolo todo a ritmo de jazz en The Cavern Club 🙂

Por poneros en antecedentes, si es que alguien que siga este blog vía feis no se ha enterado, a finales de agosto y coincidiendo con la International Beatle Week y con que el grupo de mi ex -de azul, al teclado- tocaba en The Cavern, he estado en Liverpool haciendo de grupi, paseando lo justico y, so fucking me, comiendo como si no hubiera mañana.

Sé lo que estáis pensando: “¡Normal que aprovecharas; la cocina inglesa es famosa por ser deliciosérrima!“. Sí y no. O sea, sí, la cocina inglesa – con sus fish&chips, sus papas asadas con salsota encima y sus huevos con bacon, salchichas y baked beans para desayunar- es irresistible… Exquisiteces todas a las que renuncié para siempre jamás al hacerme vegana. ¡O antes, incluso!

IMG_20170828_223948_300

pizza vegana en el Maguire’s

Por otro lado, durante 5 días no era yo la que cocinaba, lo que siempre es un plus. Además invitaba él, que es la muestra de amor definitiva del mundo mundial, al menos para mí. Ocasiones como ésa se presentan una vez en la vida – o una vez al día si eres rica- , así que no tuve más remedio que ponerme las pilas y buscar alternativas veganas en restaurantes hindúes, vietnamitas, chinos, mexicanos y en pizzerías con opciones veganas. Entre otras cosas me metí entre pecho y espalda platazos ENORMES de verduras al curry con noodles (sin huevo) o con arroz frito, rollitos de primavera, champiñones salteados, arroz biryani con verduras, fajitas de setas y calabaza, chili vegano y pizza con no bacon y demás. Amén de tentempiés como algodón de azúcar, patatas fritas con sal y vinagre y otras mierdas.

IMG_20170830_102738_174

and one more for the road

También me compré chapitas y pegatinas – feministas y veganas-, ropa del Liverpool F.C. en el mismo Anfield – you’ll never walk alone -, y me tomé alguna pinta a la salud de maifrend Diego, del que me acordé bastantillo porque es igual de mala persona que yo y habría flipado con las pintas de las tipas que se ven por allí, con sus caras color albero, sus cejas pintadas con kanfort marrón, y sus elegantísimos outfits. Bueno, y porque estoy acostumbrada a quedar con él y a contarle todas mis mierdas y lo eché mucho de menos (a él y a sus abracitos), sobre todo al final del viaje…

Whatever…

IMG_20170827_115147_454

Crurch of Our Lady and Saint Nicholas

El caso es que desde que arranqué a cocinar y le perdí respeto a los fogones, cada vez que pruebo un plato que me gusta en algún restaurante, siempre pienso cómo podría hacerlo yo en casa. Y eso fue lo que me pasó cuando probé el chili de Las Iguanas, un mexicano con carta vegetariana/vegana (hay que saberlo y pedirla) en el que ya había comido en Edimburgo y al que regresé por sus fajitas de champis.

Que no digo yo que me haya quedado igual, pero después de leer decenas de recetas ajenas y de pedir gordiconsejo en mi grupo favorito de wasap, el de chicas de cuarentaitantos que se van a ir a quemar Granada en breve, esto es lo que me ha salido.

A ver qué os parece.

Ingredientes. 

  • 1 cebolla grande (yo usé una morada porque era la que tenía).
  • 2 Tazas de soja texturizada fina.
  • 4 dientes de ajo.
  • 1/4 de Taza de salsa Tamari (o de salsa de Soja)
  • 1 pimiento verde grande.
  • 2 pimientos jalapeños verdes (ó 4 si tenéis el paladar de plomo).
  • 1 cucharadita de orégano seco.
  • 1 cucharadita de albahaca seca.
  • 1/2 cucharadita de tomillo seco.
  • 1/8 de cucharadita (o una puntita de cuchillo) de cayena en polvo.
  • 1 lata de tomate triturado (400 gr.).
  • 1 lata de judías rojas (260 gr. escurridas) o una cantidad aproximada cocidas en casa.
  • 1 lata de maíz tierno (70 gr.) o el maíz de una mazorca hecho al vapor, si puedes conseguirlo.
  • 1 Taza de agua filtrada o mineral (o del grifo, al gusto).
  • 1/2 cucharadita de salsa siracha.
  • 1 lima (el zumo).
  • sal.
  • AOVE.

(**) con estas cantidades de jalapeños, cayena y siracha, el chili queda picantito pero tampoco para echar fuego por la boca. Si os gusta mucho el picante, es cuestión de echar un poquito más de cada cosa e ir probando.

Preparación.

chili 1

tentempié vegano

Corta la cebolla muy chiquitita – o no, a mí es que me gusta todo así- y ponla a fuego medio con un chorrito de AOVE. Ve picando el ajo en lo que se va haciendo. Cuando empiece a estar entre dorada y blandita, añade la soja texturizada fina y mueve bien. Yo suelo echarle un poquito más de AOVE, según lo pida. Agrega las hierbas -orégano, albahaca y tomillo- y el comino. Incorpora todo.

Ahora añade el ajo, remueve, y luego añade la salsa de soja / Tamari y vuelve a mover. Deja que la soja coja un poco el sabor, moviendo de vez en cuando. Mientras, ve cortando el pimiento verde y el jalapeño, en trocitos chicos o como te dé la gana, que te lo vas a comer tú.

Añade los pimientos (el normal y el jalapeño), la pimienta negra, la puntita de cayena molida, el maíz y mueve todo bien. Agrega el tomate triturado, las judías rojas (previamente lavadas y escurridas) y la siracha, haz que todo se mezcle y baja el fuego. Deja que se haga durante unos 10 minutos antes de agregar el agua.

chili 2.jpg

chili vegano

Ya puedes añadir el agua y dejar que reduzca durante unos 15 minutos más, probando de vez en cuando para que la soja no se quede demasiado blanda. Puede que tengas que añadir un poco más de agua o, al contrario, que tengas que subir el fuego para que se termine de hacer, dependiendo de lo meloso que quieras tu chili.

Por último, añade el zumo de lima, corrige de sal si te parece que está soso, añade un poco de siracha si te parece que te ha quedado poco picante, pilla unas tortillas de maíz o unos nachos para acompañar, y listo :).

Esto no tiene nada que ver. O sí.

despensa vegana

Ser vegana es que es muy caro, me decía hace poco una amiga para justificar que ella no lo era. O para escucharme, la verdad es que ya no lo sé, porque mira que yo no quiero ser una preachy vegan asshole – o lo que es lo mismo, una vegana coñazo de esas que te dan la chapa con el tema-, pero a veces me lo ponen tannn difícil…  Así que antes de seguir con este post, aclararé una cosita: ser veganx no es caro. O por lo menos no es más caro que ser omni. Ya depende de lo que te quieras gastar.

bajando a la playita en un amanecer con niebla

La despensa básica de una persona vegana que cocina -porque tener algo procesado pa un avío, mira, pero comer todo procesado, aparte de ser poco saludable, sí encarece el tema bastantillo- consiste, así en letras gordas, en harinas, cereales (arroz, quinua, avena, etc.), legumbres, frutos secos, semillas, especias, aceite, vinagre, salsa de soja, leches vegetales, tofu/tempeh/soja texturizada, frutas y verduras.

Teniendo un poquito de cada grupo, podéis hacer prácticamente de todo, congelar y tener comida preparada para toda la semana. Sólo es cuestión de organizarse. Palabrita.

En esta entrada no voy a poner ninguna receta, pero voy a compartir una lista de mis básicos en la cocina, diciéndoos dónde los compro (podéis pinchar en cada enlace) por si os sirve de ayuda. Muchos de ellos son productos que podéis encontrar en grandes superficies, como el Carrefour, Mercadona o ALDI. Otros podéis comprarlos online o buscarlos en herboristerías. Ni que decir tiene, fruta y verdura siempre mejor si las compráis según las necesitéis y en la frutería de vuestro barrio, bolsa de tela al hombro; así incentiváis el pequeño comercio, veis realmente lo que os lleváis y evitáis embalajes absurdos.

Inciso: a la hora de ponerme a escribir estuve barajando 2 opciones: poner lista de ingredientes y dónde compraba cada cosa, o lista de sitios y qué cosas compraba en cada uno. Al final he optado por la segunda, que la veo más práctica porque así, sobre todo si estáis empezando, podéis dedicar la mañana del sábado a hacer compra yendo a cada sitio a tiro hecho, como hacemos nosotrxs.

puesta de sol en Cortadura, Cádiz

En Carrefour, que imagino que es un sitio al que todxs tendréis acceso, tienen una línea de productos Eco llamados EcoCesta que molan mucho. Yo suelo comprar ahí los copos de avena suaves (que uso para hacer milanesas, albóndigas, hamburguesas y mil cosas más), y la soja texturizada fina, que uso para la boloñesa, albóndigas, hamburguesas, o simplemente para saltearla con verduritas y especias cuando no tengo nada preparado. Tienen otra soja texturizada fina, de otra línea llamada NaturCesta, que también es una marca blanca de Biogran, pero ésa me gusta bastante menos. También tienen muchas de las harinas básicas que compro (arroz, maíz, trigo integral); vamos, menos la de trigo normal, todas.

La harina de trigo, que es la que más uso, y este muesli que no está nada mal, los compro de la línea Bio.

Luego está la línea Naturcesta de la que compro el gluten de trigo, un básico en la despensa vegana salvo que seas intolerante al gluten, y que uso para hacer seitán, escalopes y demás. Hace un par de años, cuando empecé a cocinar, lo compraba al peso en Red Verde, una tienda de barrio de Sevilla, pero entre que me pilla a tomar por culo y que alguna vez he ido y no tenían, he acabado optando por éste. Y la verdad es que me gusta mucho.

Además, compro allí la famosa harina Yolanda, con la que hago el no huevo para tortillas y rebozados, la harina Bizcochona, la integral concretamente, para cualquier tipo de bizcocho, y el almidón de Yuca marca Yoki, un básico en muchas recetas.

De la marca Native, compro el azúcar moreno integral, eco, que es la que usamos tanto para el café como para cualquier postre que lleve azúcar. Para los bizcochos, como es muy gruesa, suelo molerla antes en el molinillo de café para que se disuelva mejor, aunque si no la mueles, no pasa nada. Yo es que soy mu pijotera.

Otros productos básicos que podéis encontrar en Carrefour si no los encontráis al peso en tiendas de vuestro barrio, que sería lo suyo, son los frutos secos crudos, con los que hacer todo tipo de salsas y quesos, o que podéis usar en platos de pasta, arroces, postres, etc. Para mí, los básicos son las nueces, las almedras y los anacardos. Los enlaces son a productos eco, pero si no os da el presupuesto o simplemente os la pela que sea eco o no, hay bolsas similares de Borges.

Semillas venden ya en casi cualquier lado, allí también, pero la marca Lindwoods tiene unas combinaciones muy interesantes de semillas ya molidas que podéis usar para mil cosas, desde ensaladas hasta “filetes”.

desayunando higos en Zahora 🙂

En cuanto a las legumbres, hay una marca en Carrefour llamada Productos de Nuestra Tierra, que me encanta, que tiene tanto legumbres secas como cocidas de una calidad excelente. En concreto, sus lentejas pardinas (secas o cocidas) son la hostia. Si se os va mucho de presupuesto, una marca que está muy bien y que se encuentra en casi cualquier súper es Luengo. Yo os recomiendo, aunque seáis de cocer vosotrxs mismos las legumbres, tener siempre un par de botes o tres de legumbres cocidas pa’un apuro. En mi armario, por ejemplo, siempre hay garbanzos, lentejas y alubias. También suelo tener estos corazones de alcachofa porque están impresionantes y porque los uso para una crema de alcachofa que me vuelve loca y que se hace en cero coma.

Lácteos de origen vegetal hay muchísimos, con y sin azúcar añadido, con y sin chocolate, con y sin vitaminas añadidas… Yo, las leches vegetales, suelo hacerlas con la Chufamix; pero es cierto que, salvo en el caso de hacerla con copos de cereales, como la de avena y la de arroz, hacerlas unx mismo requiere cierta planificación. Y como yo soy muy desastre y a veces se me olvida dejar lo que sea en remojo el día antes, me gusta tener siempre un par de bricks de soja y avena para tirar de ellos cuando eso pasa. Ahora bien, ¿qué es, para mí, que los uso para cocinar, lo más importante? Básicamente que no lleven azúcares añadidos y que no tengan vitaminas de origen animal añadidas. Dicho esto, los “lácteos” que solemos comprar en casa son la leche de avena de Yosoy y la de Soja de Alpro, y los yogures de soja de Sojasun que son los que uso para hacer quesos con base de yogur. De la marca Sojasun, por cierto, tenéis en Carrefour un montón de productos procesados tipo hamburguesas, postres, etc.

En arroces no voy a entrar porque hay un millón de tipos, dependiendo de para qué, y se pueden encontrar en casi cualquier sitio. Con las especias pasa tres cuarto de lo mismo; aun así, más abajo os enlazaré una tienda online donde tienen mil productos de todo el mundo y donde podréis encontrar ésas un poco más rarunas que no suelen tener en súpers al uso.

Ahora vámonos al ALDI, el paraíso de lxs veganxs. Si no tenéis un ALDI allá donde viváis, os acompaño en el sentimiento, otra cosa no puedo hacer. Pero si lo tenéis… ¡ATIENDE! porque es uno de los súper con una gama más amplia de productos eco y veganos, sin palma muchos de ellos, y con mejor calidad.

Al ALDI hay que ir, para empezar, por su tofu, tanto el ahumado (que se puede comer hasta crudo y sigue estando quetecagas) como el normal duro. ¿Sabéis ese amigo buena gente que a todo el mundo le cae bien y al que nunca oirás una mala palabra de nadie, que unx acaba dudando de si es humano o un replicante? Pues así es el tofu del ALDI. Además es eco y viene envasado al vacío en dos porciones, con lo que puedes usar media y gastar la otra mitad más adelante sin miedo a que se reseque.

Otro producto top del ALDI es su margarina de girasol (*), sin aceite de palma y por supuesto sin leche (os sorprendería la de margarinas que sí la llevan, y no me refiero a trazas).

La quinua, que como sabréis es un pseudocereal de lo más interesante nutricionalmente, fuente de proteínas completas y muy versátil a la hora de cocinar, se ha convertido en un básico de cualquier despensa vegana. Yo la compro de origen local y al peso en mi frutería, pero si no tenéis acceso a algo así, en el ALDI tenéis esta quinua ecológica y de producción controlada.

amanecer en Zahora

En la línea vegetariana (que en realidad es casi 100% vegana y eco) podéis encontrar productos procesados tipo escalopes, salchichas, hamburguesas, patés y demás. La mayoría no los he probado, pero los que sí, como las cremas (las veganas y eco están al final), merecen mucho la pena para tener algo de reserva por si no os apetece cocinar alguna noche.  Luego ya, en plan capricho, tenemos estos nachos bio que son un vicio como picoteo o como entrante en una comida un poquillo especial, sobre todo si los bañas con un buen guacamole casero y una mijita de pico de gallo, o con alguna salsa picantita mexicana. Y si sois más de dulce, la línea de helados GutBio son 100% veganos. Mola o qué 🙂

La fruta y verdura del ALDI también es recomendable en cuanto a que es eco y que a veces tienen productos difíciles de encontrar en la frutería de debajo de tu casa, como shitake fresco o pimientos de 3 colores. Pero eso son pijadas mías :).

El tercer supermercado en el que solemos comprar algunas cosas es el Mercadona, sobre todo por productos de higiene y limpieza, ya que los de la marca propia no testan en animales. Pero como ahora estamos hablando de comida, aquí tenéis una lista de algunos de los productos veganos que podéis encontrar allí. Yo, ya os digo, no soy de comprar comida procesada por sistema, pero para lxs que estéis empezando o no tengáis tiempo/ganas de cocinar, veréis que hay cantidad de cosas y que los precios no son desorbitados. Como capricho, este hummus, sobre todo cuando no estás acostumbradx a hacer el tuyo, está bastante bueno.  Tienen también una línea de helados de soja, pero después de probar los del ALDI, qué queréis que os diga… no hay color.

¿Qué compro yo allí? Pues cuando no pillo la de Alpro en el Carrefour, esta leche de soja o esta otra, de marca blanca, ambas sin edulcorantes. También compro algunas conservas que he probado y me han gustado como para repetir, como las aceitunas negras kalamon en AOVE (que luego uso para las tostadas, aquí no se tira na) de las que no encuentro enlace, sorry, aunque os dejo foto, o este variado de setas (que uso para acompañar la salsa Alfredo). Y cosas muy muy básicas como sal, especias y esas cosillas.

Pero donde de verdad me dejo la pasta no es en ninguno de esos sitios, sino en tiendas online. Concretamente en tres:

Mercado Flotante. Porque encuentro siempre cualquier ingrediente vegano por raro que sea (y si no lo encuentro, lo pido y lo buscan). Porque muchísimos de sus productos son ecológicos y de alta calidad. Porque el pedido mínimo para que el envío sea gratis es muy bajo. Y sobre todo porque son súper amables. Lo último que me pasó con ellos es que, en un pedido que hice, incluí un caldo granulado sabor vacuno que había leído en un grupo de Facebook que era 100% vegano. Aun así, miré los ingredientes y no vi nada raro, así que lo pedí. Entonces me llegó el siguiente privado en Facebook (espero que no les importe que lo comparta):

faro de Trafalgar al amanecer

¡Hola, Gema! Antes de nada, ¡muchas gracias por tu pedido! Quería comentarte un detalle sobre el caldo de Calnort sabor a carne. Al verlo en tu compra, nos ha picado la curiosidad por saber si es vegano o no, ya que la lista de ingredientes es algo ambigua. En concreto, ese “aroma a carne”, que no queda claro cómo se consigue. Al buscar más información en Google, he visto que se discute sobre él en los foros de veganismo sin llegar a una conclusión clara. Al final, hemos resuelto ponernos en contacto con el fabricante, Calnort. Nos han dicho que ese caldo no es apto para veganxs, ya que el aroma a carne se consigue a través de un componente que se saca de las plumas de pato. Sin embargo, nos dicen que el caldo sabor a cordero sí es apto para dietas veganas, ya que el aroma se consigue mediante otro procedimiento. Nos ha parecido importante informarte sobre esto. ¿Te gustaría hacer alguna modificación en tu pedido? Un abrazo, Alexandra“.

¿Son o no son la caña?

Pues eso, que compro bastantes cosas allí, pero mis básicos son este caldo vegetal eco granuladoque uso muchísimo y que es, de lejos, el mejor caldo concentrado que he probado (y he probado unos pocos); el sirope de arce, eco y de grado A, que reconozco que es una pijada pero está impresionante y a mí me gusta tenerlo, hay que quererme así; la soja blanca pelada, que si sois de hacer vuestra propia leche os evita la parte de quitarle las pieles; el kamut, que es una especie de trigo antiguo que va genial para hacer rejuvelac casero (que encontraréis en muchas recetas de quesos veganos); productos mexicanos tipo rajas de chile poblanocualquier especia que sea un poco especial, porque si no la tienen allí, no existe; y si hay algún vinagre o salsa que requiera alguna de las recetas de mis libros de cocina y que no encuentre en un súper normal, la busco allí de cabeza.

El Cocinista. Como ya sabréis lxs que me seguís un poco, cuando me hice vegana, lo único que de verdad me costó dejar fue el queso. Quizá por eso una de las cosas en las que más he invertido es en utensilios y en ingredientes raros con los que hacer quesos, sobre todo fermentos (de origen vegetal, aunque aparezca la palabra “láctico”), aromas y espesantes típicos de recetas de libros de quesos veganos, como xantana gum, agar y carragenato kappa.

Comprar en El Cocinista te compensa si vas a hacer un pedido grande. Si vas a comprar sólo carragenato, xanatana o aroma de queso, esperad a ver mi tercera tienda online favorita del mundo mundial.

Vegan Place. Si vives en Málaga, no sigas leyendo. Tira p’allá y te llevas un poquito de to. O dos poquitos, y un viaje que te ahorras. Si como yo no vives allí y no tienes a mano ninguna tienda donde vendan exclusivamente productos veganos y además colaboren con santuarios animales, ésta es tu tienda.

reading is sexy

Yo vivo en Sevilla, donde sí hay tiendas así, pero qué queréis que os diga… Con Cristina – y Claudia y Olga- me voy a ir de juerga en octubre y, si nada lo impide, de karaoke cuando estemos muy borrachas (lo siento por las futuras riadas que se avecinan), así que puestas a comprar productos que valen lo mismo aquí que allí, prefiero comprárselos a ella.

El pedido mínimo de Vegan Place para que el envío te salga gratis son 65 euros, pero: a) te llega al día siguiente si lo haces antes de las 17h. y b) hay muchísimas cosas que se pueden almacenar, por lo que puedes ser previsor/a y comprar un carro de los productos que más consumas.

¿Qué suelo comprar yo en Vegan Place?

Jackfruit, del tirón. Latas y latas. Antes las compraba en Mercado Flotante, pero Cristina las bajó de precio y como es algo que consumo muchísimo (en fajitas y empanadas, principalmente), cuando hago un pedido, relleno con latas de jackfruit verde en salmuera, que sé que más tarde o más temprano van a caer.

Para el no atún – que hago con jackfruit, por cierto- compro alga Kelp, que luego muelo en el molinillo y que, en teoría, le da sabor a mar.

Levadura nutricional. Que sí, que es más cara que la de cerveza, pero a mí es la que me gusta. La uso para infinidad de platos – quesos, salsas, seitán- y después de haber probado muchas, de distintas marcas y precios, la de Vantastic Foods es la que tengo siempre en mi despensa.

Salsa Tamari (sin gluten) o salsa de soja, lo mismo da. Yo, no os voy a engañar, la compro en un bazar oriental que hay cerca de mi casa, que es donde compro también el edamame congelado, pero por si no la encontráis donde vivís, en Vegan Place podéis comprarla y seguro que además es mejor que la que yo uso, que es de andar por casa. La salsa de soja o la tamari son probablemente las salsas que más se usan en la cocina vegana, tanto para cocinar propiamente dicho como para acompañar tempuras y otros platos. Si ya os movéis en la cocina, no hará falta que os lo cuente, pero si no, quedaos con la copla.

Y siguiendo con saborizantes de origen vegetal, hay una sal – que sala poco- llamada Kala Namak, que le da a las comidas sabor a huevo y que es la que yo uso para hacer tortillas. Para mí es un básico basiquísimo. En los dos años que llevo siendo vegana he probado varias y sin dudarlo me quedo con esta marca.

Otra cosa que se usa muchísimo en la cocina vegana son los derivados del coco. Concretamente la leche de coco, tanto para postres como para platos principales, y el aceite de coco, que tiene que ser desodorizado para que no os quede olor a coco si vais a usarlo para hacer, por ejemplo, queso. Y por supuesto, ambas las podéis encontrar en Vegan Place.

En cuanto a la soja texturizada, si la fina, como os dije, la compro en Carrefour, la soja texturizada gruesa se la compro a Cristina. Y es que aunque hay montones de marcas, de todas las que he usado yo hasta ahora, la soja texturizada gruesa de Wurfel es mi favorita. Son 400 gramos secos, lo que da para un montón de pinchitos o de platos de no pollo con verduras y de verdad que se nota la diferencia. Yo me la como hasta cruda, cuando está a medio hidratar :).

natural foodporn

Y en el apartado de no carne, o carnes veganas, tenemos el que para mí se ha convertido en el producto estrella de mi congelador, la Heura. La Heura es soja también, solo que ya viene hidratada y tiene toda la textura del pollo, eso sí, sin que ningún animal haya muerto para que nosotros nos comamos unas fajitas. La hay condimentada y sin condimentar, aunque eso es lo de menos porque coge muy bien las especias que le echemos, en tiras, bocados y tacos, y está BRUTAL. En la tienda online podréis encontrarla en cajas de 180 gramos (para 2 personas como yo, ó 3 normales), pero también tenéis la opción de escribirle a Cristina y encargarle el envase grande, de 1,5 kilos. Tardan más en servirla, una semana o así, pero sale bastante a cuenta. Lo que yo suelo hacer es encargarle el grande y, como viene frío pero descongelado, la cocino en los 2 días siguientes y la vuelvo a congelar, porcionada en paquetitos para 3 ó 4, lista para descongelar y comer.  Si no la habéis probado, tenéis que hacerlo pero YA.

Y si lo que echáis de menos es el pescado, estos filetes tipo merluza rebozada de marca Gardein os van a alegrar el día. Ahí lo dejo… 🙂

Ups, casi lo olvido, ¡y mira que es importante! B12. Leed artículos científicos, no os quedéis con opiniones personales de gente que dice que no hace falta, y suplementaos. SIEMPRE. No esperéis a que dé la cara porque puede ser muy chungo. Yo compro la B12 sublingual de Solgar y en casa la tomamos todxs, porque aunque la única 100% vegana sea yo, mi familia se come lo que yo cocino. Que hubieran elegío muerte.

Por último, suelo comprar cosas no tan básicas pero a las que soy adicta: salsas de la marca Follow your Heartconcretamente la César, que me vuelve loca; quesitos Veggis, a la pimienta, finas hierbas o el picante, que me recuerdan en la textura al queso de oveja; o este muesli  de zanahoria, manzana y canela, que está más bueno que Fasbender saliendo del agua.

Y eso es todo, amigxs.

amanecer en la playa y otros regalos de estar viva

Seguro que algo me dejo, así que no descartéis que actualice al poco de publicar. En cualquier caso, como repaso general, espero que esta entrada os sirva, sobre todo a quienes estáis transicionando al veganismo y andáis perdidxs, como yo lo estaba cuando empecé.

Las fotos no tienen nada que ver con la entrada, pero es que si no iba a quedar mu sosa…

Además, en algún lado tenía que chulear de mi veranito, digo yo 🙂

Observaciones:

(*) Acerca de la margarina del ALDI, tras compartir este post en un grupo vegan de Facebook, ha surgido cierta controversia sobre si lleva o no palma. Sonia me decía que, tras preguntarles directamente si la llevaba, ésta fue la respuesta del CM de ALDI. Sin embargo, Cris me dejó este otro comentario: “He visto esta consulta y he preguntado a expertos en legislación de etiquetado. El ALDI se ha columpiado un poco porque sí están obligados a declarar ese ingrediente. En el momento que son conscientes de su presencia, saben incluso en qué cantidad está, no pueden alegar uso no intencionado (trazas), ni contaminación cruzada no evitable (trazas). Vamos que si quieres puedes denunciarlos ante consumo de tu comunidad autónoma.

Dejo por aquí estas dos opiniones (muchas gracias a ambas) y cada cual que decida si la compra o no. Yo de momento la seguiré comprando cuando no tenga ganas/tiempo de hacerla yo.

(**) Si queréis comprobar si un producto que consumís habitualmente es vegano o no, podéis echar un vistazo a esta página. También os podéis descargar la app y consultarla mientras hacéis la compra. Yo suelo usarla para saber si los aditivos de las cosas que me flipan – como la bebida viejuna por excelencia, el bitter Kass- son o no de origen vegetal. En el caso del bitter, después de haberlo dejado de tomar durante años porque alguien me aseguró que su color rojo provenía de las cochinillas, he descubierto que no era cierto (o igual lo era entonces, allá por el 93; pero ya no) y, dios, ¡está tan bueno como lo recordaba!