tortilla de patatas

Quienes sigáis este blog en Facebook, ya os habéis enterado de que llevo 2 semanas con muletas y sin poder cocinar. Quienes no, tanto si os importa como si no, ya lo sabéis también.

El caso es que si me llegan a decir a mí hace año y medio que no poder hacerme mi propia comida iba a resultar un infierno, todavía me estaría riendo. Y no será porque no me cuidan, que tengo al padre de mi hija cocinando para mí a la carta. Pero una cosa es pedir unos corazones de alcachofa con ajito (y cuando digo ajito me refiero a 1 cabeza de ajo para mí sola) o unas verduras a la plancha con salsa de soja, y otra es abusar y pedir una tortilla de patatas sólo porque tienes un antojo que te cagas.

tortilla de patatas jugosa sin huevo con mayonesa sin huevo

Así que ayer, aprovechando que tenía a Nacho, mi pareja, a mi disposición, me senté en una silla y me puse a cocinar con las muletas al lado: “¿puedes darme…? / ¿me puedes enjuagar…? / esto es para lavar, ten...”. Y eso era el amor, señorxs, ser pinche de Little Miss Bossy, hartarte de fregar cacharros y no poner ni media mala cara 🙂

Y como no hay nada que no se pueda mejorar en esta vida, tuneé un poquillo la receta de mi tortilla original (no la que hago con harina Yolanda, la que hacía con una mezcla muy parecida al no-huevo que venden ahora) y la verdad es que quedó impresionante, jugosa pero firme, de las mejores tortillas que he hecho (o igual era el hambre que tenía, que todo puede ser).

Os dejo la receta por si queréis probar. La receta de la mayonesa la tenéis pinchando aquí. Y si queréis que la tortilla os quede perfecta (en cuanto a la apariencia), os recomiendo una sartén doble que uséis sólo para eso, para hacer tortillas. Si además podéis comprarla en algún pequeño establecimiento de vuestro barrio, pues mejor (dejo el enlace de Amazon sólo para que sepáis a cuáles me refiero).

Ingredientes (para 4 personas normales, si son como yo, para 2):

  • 800 gr. de patatas de freír (aproximadamente).
  • 1 cebolla grande (opcional aunque recomendable).
  • 1 pimiento italiano grande(opcional aunque recomendable).
  • 2 cucharaditas de sal común (opcional; puedes poner más, menos o nada).
  • Aceite de girasol (para las patatas).
  • Aceite de oliva virgen extra (para la verdura).
  • No huevo.

Para el no-huevo:

Ingredientes secos:

  • 60 gr. de harina de garbanzo.
  • 30 gr. de almidón de yuca.
  • 1 pizca de cúrcuma.
  • 1/4 cucharadita de sal Kala Namak (ésta es la que yo uso).

Ingredientes líquidos:

  • 1 Cucharada de vinagre de manzana.
  • 200 ml de agua mineral o de agua filtrada.
  • 50 ml de leche de soja sin azucarar (yo suelo hacer la mía, pero en Mercadona venden de la marca Yosoy)

Preparación:

Corta las patatas y fríelas por tandas, a fuego lento, que se cuezan literalmente en aceite. Quedan empapuchás, que decimos en mi pueblo, así que cuando las saques, déjalas escurriendo (en la cesta de la freidora, si eres una de esas personas afortunadas que tiene una, o en un colador) y reserva. Esto es importante porque de lo contrario añadirías demasiada grasa a la tortilla y no cuajaría bien.

Corta también la cebolla y el pimiento. Yo suelo cortarlos muy pequeños, pero eso va en gustos. Ahora, en otra sartén – yo lo hago en la que vaya a hacer luego la tortilla- ve pochando la cebolla con el pimiento usando un chorrito de AOVE (que no haga falta escurrir después). Cuando esté todo blandito, sala y reserva.

Para hacer el “no huevo” mezcla los ingredientes secos (*) en un bol o en el vaso de la batidora, agrega los líquidos y bate bien. Puedes hacerlo con un tenedor, pero yo te recomiendo usar unas varillas para que no queden grumos de harina. Si quieres que la tortilla quede más jugosa, añade un cucharada de la cebolla que pochaste al principio al no huevo, y bate todo con la batidora.

* TRUCO* : para que la harina de garbanzo no deje sabor a garbanzo en la tortilla, tuéstala a fuego medio-alto, durante un par de minutos o tres, en una sartén sin aceite, moviéndola para que no se queme. Si lo haces al comenzar, antes de ponerte a cortar y freír patatas y demás, se habrá enfriado de sobra para cuando vayas a preparar el no huevo.

Ahora añade el “no huevo” a las patatas, cebolla y pimiento que tenías reservados y mezcla un poco para que se impregnen bien. Hazlo con cuidado para no romper las patatas y que acaben desintegradas e indistinguibles.

Por último, calienta una sartén antiadherente con 1 gota de aceite y vuelca todo. Déjala a fuego fuerte 1 minuto para que se dore. Luego baja el fuego y déjala unos minutos más para que se haga por dentro. Por último, dale la vuelta y haz lo mismo por el otro lado. Pincha para saber si está cuajada a tu gusto. Cuando lo esté, aparta del fuego y deja enfriar unos minutos en la misma sartén antes de pasarla al plato.

Y recuerda: las únicas gallinas felices son las que cuidan de los polluelos que nacen de sus huevos. 

Nota sobre los ingredientes: la sal Kala Namak  es la que le da el sabor a huevo, el vinagre de manzana mata el sabor a garbanzos de la harina y la cúrcuma le da el típico color amarillo de la tortilla.